Jamón Ibérico

¿Qué es el Jamón Ibérico Pata Negra?

¿Por qué el precio? Conseguir un jamón ibérico, puro y de bellota conlleva un largo y costoso proceso que puede durar hasta cinco años. Estas piezas son las más valiosas y exclusivas. La alimentación de los animales es tan importante como el tipo de cerdo. Los cerdos ibéricos tienen patas más largas y comen hasta diez kilos de bellotas al día. El "jamón de bellota" es el jamón de cerdos alimentados exclusivamente con bellotas. Con esta alimentación, los cerdos aumentan dos kilos de grasa al día pero mantienen una vida saludable pues viven en libertad sin las barreras del corral. La combinación de una dieta de bellotas, altas en grasa, y una vida con libertad de movimiento les da a los jamones ese sabor especial a nueces. La mayoría de los cerdos ibéricos se crían en el Sur de España, cerca de Portugal.


Denominación de origen Existen cuatro denominaciones de origen, Huelva, Extremadura, Pedroches y Guijuelo. Teruel y Trévelez producen jamón serrano, que es el que procede de cerdos blancos. Es importante distinguir también si es jamón o paleta. El jamón procede de las patas traseras del cerdo y la paleta de las delanteras. La proporción de grasa en el jamón es menor y hace que su aroma y sabor varíe respecto al de la paleta.
Otro término mal empleado es de Jabugo , que hace referencia a la denominación de origen de Huelva y, por lo tanto, los jamones de Jabugo se producen en diferentes calidades así como el término 5 jotas ya que es solo una marca y probablemente la más conocida a nivel mundial.


Procedencia y alimentación. El ibérico procede de la raza de cerdo ibérico. Dependiendo del cruce del animal puede ser ibérico, o ibérico puro (padres ibéricos 100%). Si se ha criado en la dehesa y alimentado exclusivamente con bellotas, además es de bellota. Si se alimenta con pienso y bellota, es de recebo. Es de cebo cuando el animal se alimenta a base de pienso en un cebadero, pero si come pienso al aire libre es de cebo de campo


Inconfundible sabor El jamón ibérico tiene una textura, un aroma y un característico sabor, un punto salado, un poco dulce y en ocasiones con unas notas de hierbas. La intensidad y el tipo de sabor varía según la alimentación del animal, si ha comido más o menos bellota y el ejercicio que haya hecho. Al corte la carne tiene un color entre rosáceo y púrpura y debe tener finas betas de grasa.